Se inunda Houston por ‘Harvey’; cierran aeropuertos

Se inunda Houston por ‘Harvey’; cierran aeropuertos

Los dos principales aeropuertos de Houston estaban cerrados al tráfico comercial y uno de los hospitales más importantes de la principal ciudad de Texas estaba siendo evacuado este domingo, por las inundaciones catastróficas que ha provocado la poderosa tormenta Harvey.
El principal aeropuerto de Houston, el George Bush Intercontinental Airport, fue cerrado al comienzo de la tarde porque las rutas que le unen con el resto de la región están “cortadas a causa de las inundaciones”, informaron las autoridades de la terminal en su cuenta de Twitter.
El segundo aeropuerto de la ciudad, Hobby, está totalmente cerrado, con sus pistas bajo el agua.
El juez Ed Emmett, a la cabeza del condado del que depende Houston –una ciudad de 2.3 millones de habitantes y corazón de la industria petrolera estadunidense- dijo también que uno de los más grandes hospitales de la localidad está en curso de evacuación.
“Informamos que el hospital Ben Taub está siendo evacuado a causa de las inundaciones en su sótano, que han interrumpido el flujo de electricidad”, explicó en rueda de prensa.
El hospital, que según su página web tiene poco menos de 500 camas, “está evacuando con prioridad a pacientes en estado crítico que están siendo llevados a diferentes centros en la región”, precisó Emmett.
El impacto de Harvey, que ha dejado inundaciones catastróficas en el este de Texas y Houston, la más grande ciudad del estado, no tiene precedentes, según estimó el servicio meteorológico federal estadounidense.
“Este fenómeno no tiene precedentes y la totalidad de su impacto es aún desconocida y puede ir más allá de todo lo ya experimentado. Siga las órdenes de las autoridades para mantener la seguridad. #Harvey”, escribió en Twitter el Servicio meteorológico nacional (NWS).
Desde el viernes en la noche, grandes cantidades de agua han caído en todo el sureste de Texas.

La inundación fue tan extensa que las autoridades tuvieron problemas en identificar las áreas más afectadas. Exhortaron a la gente a trasladarse al nivel más alto de sus hogares para evitar quedar atrapadas en sus áticos, y que ondearan hojas o toallas para que atrajeran la atención a su ubicación.

Conforme el nivel del agua incrementó, el Servicio Meteorológico Nacional ofreció otro inquietante pronóstico: Antes de que la tormenta pase, algunas partes de Houston y sus suburbios podrían recibir hasta mil 270 milímetros (50 pulgadas) de lluvia. Esa sería la mayor cantidad registrada en Texas.

“El alcance e intensidad de estas precipitaciones es algo que nunca antes habíamos visto”, dijo el Servicio Meteorológico Nacional en un comunicado.

El promedio total de precipitaciones terminará en mil 16 milímetros (40 pulgadas) para Houston, señaló Patrick Burke, meteorólogo del servicio.

Brock Long, director de la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias (FEMA, por sus siglas en inglés), dijo que se prevé que el gobierno conduzca una “misión de atención masiva” y predijo que las secuelas de la tormenta requerirán que la FEMA se involucre por años.

“Este desastre será un suceso memorable”, apuntó Long.

Los rescatistas tuvieron que darle prioridad a las situaciones que fueran de vida o muerte, dejando a familias desplazadas a su suerte. El principal centro de convenciones de la ciudad fue rápidamente abierto como refugio.

Gillis Leho llegó al centro empapada. Dijo que se despertó el domingo para encontrar que toda su planta baja estaba inundada. Trató de llevar algunas de sus pertenencias al primer piso y luego agarró a sus nietos.

Algunas personas utilizaron juguetes inflables para la playa, balsas de goma e incluso colchones inflables para atravesar el agua y llegar a salvo. Otros cruzaron el agua junto con algunas bolsas de basura llenas de sus pertenencias y con transportadoras con animales pequeños.

El alcalde de Houston, Sylvester Truner, dijo que las autoridades han recibido más de 2 mil llamadas pidiendo ayuda, y se tiene previsto que reciban más. Pidió a los conductores mantenerse lejos de los caminos inundados para evitar que el número de personas varadas aumente.

“No necesito decir que esta es una situación muy seria y que ha sido una tormenta sin precedentes”, indicó Turner en una conferencia de prensa. “Tenemos cientos de reportes sobre inundaciones y prevemos que el número aumente drásticamente”.

Precipitaciones de más de 100 milímetros (cuatro pulgadas) por hora provocaron que los niveles de agua aumentaran a niveles más altos en comparación con la tormenta tropical Allison en junio de 2001, de acuerdo con Jeff Linder, del control de inundaciones del condado de Harris, el cual incluye Houston.

Leave a Reply

Your email address will not be published.